¡Cuánto diera por volver a nacer
bajo la misma luna en otro espacio
caminando hacia a ti desde la noche
y esconder el invierno entre mis manos!

¡Cuánto diera por ser aquel retrato
que nunca perderías, era tu pecho
latiendo y suspirando a cada instante
esperando el aroma de mi cuerpo!

¡Cuanto diera por por volver a lo nuestro!