Hoy me quiero ir al campo
Lejos del te quiero vacío cacofónico insistente
Meditar que pertenezco al centro de mi mismo
Aquel ojo que navegó contigo el huracán del tiempo
Acribillado por noticieros que alimentan el hambre
Sentir esa conversación irrepetible. Lluvia
Madre del arcoíris, la promesa multitestamentaria
Sin las autopistas del ingenio
Las megatiendas y combos agrandados
Donde sentimos los carteristas electrónicos
Codificando el color de tu perro explorando tu patio

Este riachuelo es más libre que yo
aun cuando desciende
Alimentando en su caída los pasillos, las páginas
Del mapa que le devolverá el mar
Al precio de sus lágrimas dulces…y sonoras

Hoy castigo los trenes con mi ausencia
Los que escondieron con pánico el regreso
Estar aquí infinito deshojando los árboles
Es la resurrección, la Fe… ¡ Otro comienzo ¡

Anuncios