“He salido a buscarte
desde mi blanca niñez de cucubanos,
rostro ternura espesa
prematuramente en-caminado
Ya no sé…
Pero he estado buscándote
de dentro para adentro
de fuera para afuera
como una luna triste y flaca
en el borde de una tina vacía
Y seguiré
buscando el tronco
que estas hojas lanzara al viento un día
Que descanses tranquilo
viejo tronco canoso
Yo también adolezco de la misma moneda:
Tu, por hijo perdido
Yo, por padre sin cuerpo.

–A un autor que nunca vió su obra.
esta es la vision de un hijo buscando su padre
Imagina!

Anuncios