“Si no te quieren como tú quieres que te quieran… ¿Qué importa que te quieran? Amado Nervo

Yo sé cómo tú quieres que te quieran…
desde aquella mirada que atrapó mi sonrisa
la caricia perpetua que germinó mi espera
estampando en tu sangre la mitad de mi vida

En mis versos quebrados tu manual se añejaba
recobrando las fuerzas para seguir soñando
porque nacería el dia de reponer la página
con la agenda escondida de nuestro calendario.

Tú quieres las mañanas con fresas en la mesa
un canto a cada hora que adormezca tu oído
una palabra dulce, clara, que te estremezca
¡una noche que grabe los sueños [no] vividos!

Anuncios