Tuve sueño…
pero llevo garrotes en los párpados
y en el cansancio un bastón para ciegos…
Es temprano todavía,
por mis pasos se filtra una campana,
una fuente, un reloj y mi pasado.

Me detuve…
a contar los espacios que caían
desde un tiempo del que no tuve alcance
no habría nacido todavía
y ya he muerto quién sabe
cuántas veces

Siento que me despiertan
con espina de odio, de burla
–con envidia quizá– los que me miran
porque nunca me han visto
sobre la página imposible
insistiendo en llegar a ningun nombre
tal vez el personaje de algun sabio
que nunca pasará de ser fantástico

Es preferible siempre, ir soñoliento
pero ir, siempre ir
aunque sólo con-tacto
detrás y en el instante
se sostiene el abismo

Tuve sueño…
lo supe
pero mi voluntad ve el zig-zag del callado
y sigo paralelo
a la pared sin cuerpo
persiguiendo una aurora
hasta llenar la copa
la copa que no tengo.

Anuncios